Facebook Linkedin Instagram Youtube

Volver al jardín, ¿Qué es la ansiedad por separación?

Octubre 21, 2020

Este año ha sido diferente, distinto y ha puesto a prueba nuestras emociones. La familia ha estado más junta que nunca, por lo que una eventual vuelta a la normalidad y re apertura de centros nos hace tener que reforzar el tema de la ansiedad por separación

La ansiedad de separación varía considerablemente entre los niños. Algunos bebés se ponen a llorar cuando la mamá no está a la vista por muy poco tiempo, mientras que otros niños parecen sentir constante angustia por las separaciones durante la infancia, sus primeros años y la edad preescolar.

Cómo puedes trabajar la ansiedad por separación 

Lo primero es prepararse, tanto tú como papá o mamá y preparar a tus hijos. Lo importante es saber que es un comportamiento completamente normal y una demostración de un vínculo potente. 

Revisemos qué sucede con la ansiedad por separación por edad:

  1. Bebés: se desarrolla después de que un niño adquiere una comprensión de la permanencia de un objeto. Una vez el niño se da cuenta que su mamá o papá se han ido, esto lo puede intranquilizar. Aunque algunos bebés muestran entendimiento de la permanencia de un objeto y ansiedad de separación desde los 4 a 5 meses de edad, la mayoría desarrollan una ansiedad de separación más concreta alrededor de los 9 meses. Haz las transiciones cortas y rutinarias.
  2. Los niños pequeños: gran parte de ellos empiezan a tener problemas a los 15 o 18 meses de edad. A medida que los niños desarrollan la independencia durante la infancia suelen ser aún más conscientes de las separaciones. Su comportamiento durante las separaciones será ruidoso con lágrimas y difícil de controlar. Pero debes saber que después de un rato se les pasará. 
  3. Niños en edad preescolar: desde los 3 años de edad, ya saben más claramente el efecto que su ansiedad o las súplicas de separación tienen en sus papás. Debes ser coherente.

Tips para sobrellevar la ansiedad de separación

  • Prefiere despedidas rápidas y de rutina. si se prolongas las despedidas, también se prolonga la transición. Y también se prolonga la ansiedad.
  • Se congruente: intenta establecer la misma rutina haciendo las mismas cosas a la misma hora todos los días que vienes a dejarlo para evitar así los factores inesperados tanto como puedas. 
  • Dale atención: al despedirte de tu hijo préstale toda su atención, amor y bríndele afecto. 
  • Cumple tu promesa. esto le ayudará a cultivar confianza e independencia mientras se siente seguro de que puede estar sin ti siempre y cuando cumplas tu promesa de regresar. 
  • Se muy claro, al vocabulario ajustado a su edad. Cuando hables de tu regreso, dale detalles específicos que el niño entienda. Como por ejemplo: “Volveré después de la hora de la siesta.
¿Mi hijo se come las uñas, qué puedo hacer?Vitamina en tu casa: minuta semanal de alimentación 26 al 30 de octubre